Año nuevo, finanzas nuevas.

Año nuevo finanzas nuevas

El comienzo de un nuevo año nos llena de ilusión, esperanza, retos  y  normalmente una buena lista de buenos propósitos, que son cosas que deseamos hacer o tener en nuestra vida.

Un propósito es solamente un deseo, que debemos convertir en una meta para que realmente lo realicemos. ¿Te ha pasado alguna vez que tuviste algún propósito y nunca lo llevaste a cabo? Tal vez porque solamente se quedó en un sueño o ilusión de hacer algo, sin llevarlo al siguiente paso que es convertirlo en una meta.

El dinero es el medio necesario para lograr muchos de nuestros objetivos en la vida, de ahí la importancia de manejarlo adecuadamente, por lo que conocer y adoptar buenos hábitos financieros, te ayudará a mejor tus finanzas personales.

1.- Elaborar un presupuesto te ayuda a tener el control de tu dinero, identificar las áreas en donde puedes recortar gastos, ya que con exactitud sabrás cuánto ganas y en que lo gastas.

Todas las personas que manejamos dinero debemos hacer un presupuesto, sin embargo son muchas las que no elaboran un presupuesto personal, porque desconocen los beneficios financieros de hacerlo, porque no saben cómo o simplemente porque les falta el hábito.

2.- Ahorra en forma disciplinada y constante, siempre que recibas dinero lo primero que debes separar es el porcentaje destinado al ahorro (no esperar a ahorrar lo que te sobre) visualiza tus metas a corto, mediano y largo plazo define cuánto dinero necesitas para lograr cada una de ellas, priorízalas y comienza un ahorro para cada una en cuánto te sea posible.

No cometas el error de ahorrar en un solo instrumento financiero para diferentes fines, ni dejar el dinero de tu ahorro en la misma cuenta de tu nómina o cuenta eje. Debes tener una cuenta especial para tu ahorro, porque si el dinero está todo en un mismo lugar, corres el riesgo de usarlo para comprar otras cosas diferentes a lo planeado.

3.- Crea un fondo para contingencias que te permita hacer frente a gastos imprevistos, emergencias médicas, desempleo, o cualquier otra situación importante que pudiera desequilibrar tus finanzas.

El fondo de contingencia debe estar en una cuenta exclusiva y con disponibilidad inmediata, toda vez que una enfermedad o gasto imprevisto pueden surgir en cualquier momento; en ésta cuenta sólo tendrás el dinero para esos fines y no lo gastaras en otras cosas, porque así cuando lo requieras ahí estará disponible para tu tranquilidad.

Lo ideal es que tu fondo de contingencias sea el equivalente a dos meses de tu sueldo como mínimo, así que puedes comenzar a crearlo desde hoy, haciendo una proyección sabrás cuánto tiempo requieres para crearlo.

Lo importante es que seas constante y disciplinado para crearlo, la paciencia juega un papel fundamental en las finanzas personales, crear un ahorro lleva su tiempo, pero la recompensa financiera, la tranquilidad y satisfacción personal son muy grandes y bien vale la pena.

4.- Una buena inversión son los seguros, de vida, de gastos médicos mayores, de auto, de hogar, ya que son instrumentos que blindan tu patrimonio, te dan tranquilidad y evitan que las personas sufran una pérdida económica catastrófica.

Todos los días nos enfrentamos a diferentes riesgos que por su magnitud pueden ser leves o graves, los primeros normalmente los podemos cubrir con nuestros propios recursos, que es el fondo de contingencia del que hablamos en el punto anterior. Sin embargo existen riesgos que son graves y que de ocurrir ponen en riesgo nuestro patrimonio y en ocasiones incluso todo el patrimonio puede ser insuficiente.

No contratar seguros pensando que son un gasto que podemos ahorrar, es una muy mala decisión, porque en el momento de necesitarlos y no tenerlos, además del impacto económico, el dolor y el sufrimiento es muy grande.

5.- Utiliza tu tarjeta de crédito con responsabilidad, ya que no es una extensión de tu ingreso y paga cada mes el total del adeudo, de lo contrario pueden convertirse en deudas que se salen fuera de tu control.

Los créditos son un medio a través del cual podemos conseguir dinero para satisfacer nuestras necesidades, lo cual suena muy bien, siempre y cuando se utilice con responsabilidad y conocimiento de las características del tipo de crédito.

El problema es cuando nos acostumbramos a pagar todo con tarjeta de crédito -lo cual no es malo- si al final del mes tenemos el dinero para pagar el total del saldo de la tarjeta, porque de lo contrario habremos adquirido artículos o servicios por los que pagaremos intereses, siendo que podíamos haberlos pagado de contado.

Si hacemos una planeación y ahorramos antes de comprar, hay cosas que podemos adquirir pagándolas de contado, ropa, juguetes, comida, diversión, muebles, etc., piénsalo detenidamente visualiza y planea que cosas o servicios puedes comprar así.

Organizar tus finanzas y no comprar cosas innecesarias, te ayudará a tener mayor capacidad de ahorro, para qué con tu propio dinero compres las cosas que no son tan caras sin necesidad de ocupar el crédito para todo. Los créditos son excelentes servicios financieros que hay que utilizar con responsabilidad de acuerdo a nuestra capacidad de pago.

Las tarjetas de crédito otorgan beneficios que debes conocer y utilizar a tu favor.

6.- Nunca gastes más de lo que ganas, toma en cuenta que los deseos son ilimitados, pero el ingreso es limitado, por lo que antes de comprar algo pregúntate ¿realmente lo necesito o solamente lo quiero?

Siempre existe el deseo latente de querer tener más cosas, una casa más grande, un coche nuevo, cambiar el guardarropa, más juguetes para los hijos, un celular nuevo, lo último en tecnología, etc., sin embargo excederse en compras de bienes o servicios que no están dentro de nuestro presupuesto, solamente porque me gustó y lo quiero, nos puede llevar a gastar más de lo que ganamos y un desequilibro financiero.

No se trata de gastar y comprar sólo por impulso todo lo que se me atraviesa en el camino y me gusta. Aprendamos a ser compradores inteligentes, en donde nuestras compras sean razonadas y prudentes, evitando los impulsos.

Precisamente hacer un presupuesto, te dará los parámetros del dinero que tienes disponible para gastar. No nos engañemos comprando cosas que no podemos pagar y que lo único que conseguimos al exceder nuestros gastos son las consecuencias negativas que nos traerán serios problemas financieros.

7.- Invierte tu dinero para obtener ingresos pasivos y hacer crecer tu patrimonio (son los ingresos que obtienes por rentas de inmuebles, dividendos de un negocio o de acciones, la ganancia por la venta de un bien, etc.)

Todas las personas podemos adquirir nuevas habilidades financieras para hacer crecer nuestro dinero, lo primero es ordenar las finanzas y convertirnos en buenos administradores de nuestro dinero. Evitando despilfarros y malos hábitos financieros.

8.- Adquiere mayores habilidades financieras, leyendo libros relacionados con el tema, también en internet encontrarás literatura sobre el particular, asiste a seminarios y conferencias de finanzas personales, busca e interésate por adquirir mayor conocimiento y saber tomar mejores decisiones sobre el manejo de tu dinero.

Conviértete en comprador inteligente, recuerda comparar precio y calidad antes de comprar, así tendrás la oportunidad de encontrar el mismo producto de igual calidad en un mejor precio.

Comprar sin prisa ayuda a tomar mejores decisiones, porque si haces compras de última hora corres el riesgo de comprar cualquier cosa y al precio que sea, porque no tienes la oportunidad de comparar.

Evita comprar cosas que no necesitas solo porque están de oferta, además revisa la calidad, porque como dice el dicho “lo barato sale caro”.

9.- Planifica los gastos futuros que ya conoces y que representan un gasto adicional en ciertos meses del año (inicio de clases, Navidad, fin de año, vacaciones, cumpleaños de familiares y amigos, etc.) unas vez ubicados ahorra para ellos, para que llegado el momento no tengas que recurrir al crédito de familiares, amigos o instituciones financieras.

10.-  Planea tu futuro, mientras más pronto comiences mejor, un grave error es no tener una estrategia personal para el retiro, pensando que se es muy joven y falta mucho tiempo para ese momento.

Independientemente de que se tenga una afore, es conveniente iniciar un PPR (plan personal de retiro), que te servirá para complementar el ahorro con el que vivirás durante 20 años o más.

11.- Platica con tus hijos sobre la importancia del buen manejo del dinero y ayúdalos a que desde pequeños adquieran hábitos financieros sanos.

Cambiar paradigmas y hábitos es fácil cuando se quiere de corazón y para querer debemos tener un motivo importante para hacerlo y en cuestión de tus finanzas personales el motivo principal es el amor a ti mismo y tú familia.

Conseguir  libertad financiera lleva su tiempo, así que no esperes más y comienza el compromiso contigo mismo para una vida financieramente sana, tus finanzas personales son tu responsabilidad.

Te invito a planear y reestructurar tus finanzas poniendo en práctica los hábitos que aún no tienes y que puedes adquirir con determinación y constancia, te aseguro que la recompensa será una vida plena con libertad financiera.

Por favor déjame un comentario para saber si te parece de utilidad éste artículo y apóyanos en la difusión de la cultura financiera, compartiendo ésta información con familiares y amigos.

Isabel González Castro.