Mi estrategia de ahorro para mantener una alta calidad de vida en el retiro

 

Mauricio Priego-04-EstrategiaRetiroPor: Mauricio Priego

Son ya muchas las personas que me han solicitado que comparta la estrategia que estoy siguiendo para mi retiro, por lo que atendiendo al clamor de la comunidad, hoy dedicaré el artículo a compartirla con ustedes. De hecho, lo que me motivó a comenzar la aventura de Practifinanzas fue precisamente la conciencia de que todos estamos en camino de alcanzar la tercera edad, siendo pocos los que la alcanzan preparados financieramente. Así que si quieres vivir la última etapa de tu vida sin tener la necesidad de trabajar para comer ni depender de tus hijos y familiares para cubrir tus gastos y necesidades, en las siguientes líneas encontrarás algunas ideas que podrían ayudarte a crear tu propia estrategia para mantener una buena calidad de vida durante tu retiro.

Para diseñar una estrategia lo primero que se requiere es tener definido a dónde quieres llegar, y este caso no es la excepción. Personalmente definí mi estrategia en base a las siguientes premisas:

  1. Sin importar la edad, en todo momento es necesario cubrir gastos básicos (casa, vestido, sustento);
  2. La calidad de vida es proporcional al disfrute de los momentos que vives;
  3. La salud tiende a deteriorarse con la edad;
  4. Los ahorros, por mayores que sean, son finitos;
  5. El retiro no te exime de tener que afrontar imponderables, tanto personales como familiares;

Concluyendo,

Mi objetivo financiero para el retiro es tener garantizados mis gastos básicos teniendo la liquidez suficiente para poder darme algunos gustos y afrontar situaciones no contempladas, siendo fuente de apoyo en vez de una carga para mi familia.

¿Y cómo pretendo lograr lo anterior? Bueno, ¡para eso es precisamente la estrategia!

I) Tener acceso a un esquema de pensión.

Para esto aprovecho la ley de seguridad social que nos brinda a los trabajadores el derecho a pensionarnos a los 65 años (las famosas AFORES). Me queda claro que la pensión no es suficiente para tener una buena calidad de vida en el retiro, pero lo que busco es que alcance cuando menos para cubrir mis gastos básicos (vestido y sustento). ¿Y si eres un emprendedor, tienes tu propio negocio o trabajas como profesionista independiente? La ley contempla que puedas realizar aportaciones voluntarias de manera que alcances las semanas de cotización requeridas para tener derecho a una pensión.

II) Adquirir mi propia vivienda.

Depender del pago de una renta para tener acceso a un techo no es opción en la tercera edad. Actualmente existen muchas opciones de financiamiento y facilidades para poder adquirir una vivienda durante tu vida productiva, por lo que lograrlo debiera ser una de nuestras prioridades financieras. Ahora bien, ya que la tengas, evita perderla, para lo cual es necesario desde ser responsable al adquirir créditos, hasta asegurarla contra siniestros y desastres.

III) Crear mi propio fondo para el retiro aprovechando los beneficios fiscales existentes

En este punto cuento con un instrumento de inversión para el retiro el cual, además de darme rendimientos muy superiores al de los bancos, me permite deducir mis aportaciones de mi pago de impuestos. En lo personal tomo el dinero que recupero de impuestos gracias a mis aportaciones y lo reinvierto en el propio fondo, lo cual me representa un rendimiento adicional imposible de alcanzar con otro tipos de inversiones con un nivel de seguridad y confianza semejante. ¿Y para qué es este dinero? Precisamente para tener liquidez y con ella acceso a una calidad de vida superior a la que obtendría únicamente con la pensión.

¿Es posible considerar las aportaciones voluntarias a las AFORES para cubrir este punto? La respuesta es sí, aunque en lo personal prefiero diversificar mi ahorro para el retiro de manera que no tenga todos los huevos en una misma canasta. En lo que te debes de fijar es que la institución financiera detrás del instrumento sea sólida y se encuentre correctamente constituida y regulada por las autoridades correspondientes (En México, CONDUSEF, CNSF, SHCP, CNBV, entre otras), que te de flexibilidad en cuanto al monto y periodicidad de tus aportaciones (nadie tiene seguro su futuro), capacidad de decisión en cuanto a cómo invertir tu dinero, y una excelente atención y asesoría a clientes.

Si deseas información sobre el instrumento en el que invierto mi ahorro para el retiro, con gusto puedo enviártelo por correo electrónico 😉

IV) Generar un ingreso pasivo

Como mencionaba al principio, por más que uno ahorre y por más grandes que sean los rendimientos obtenidos un ahorro siempre será finito, por lo que entre más tiempo se viva mayor será el riesgo de agotar nuestro ahorro. Y esto sin contar los diferentes imponderables que seguramente tendremos que afrontar… Es por ello que se vuelve crítico el mantener un flujo activo de dinero el cual no debiera estar ligado a una actividad física de nuestra parte. Precisamente esos son los ingresos pasivos: aquellos que continúas recibiendo a pesar de haber dejado de realizar la actividad que los comenzó a generar. El ejemplo por antonomasia son los derechos de autor: un escritor o un compositor crea una obra por la cual continúa recibiendo ingresos cada vez que se vende su libro o su disco. (Al final, en la sección Artículos Relacionados, encontrarás un par de artículos que podrán servirte para generar tu propio ingreso pasivo)

V) Procurar mantener una adecuada salud financiera

Para lo anterior no hay nada como hacer de la salud financiera un hábito: No gastar el dinero que no se tiene, evitar abusar del crédito, pagar puntualmente las deudas, generar ahorros, ser astuto al adquirir productos y servicios… Es normal que durante la vida se tengan tropiezos, emergencias que se escapan de nuestras manos, pero lo importante es levantarse y llegar a la meta – el retiro – con nuestras finanzas sanas. Además, diversos estudios de bancos, universidades y diversas instituciones han demostrado que el principal motivo de endeudamiento es la falta de disciplina financiera (satisfacer deseos y gustos cuando no se tiene el dinero, el famoso “disfrute ahora y pague después”)

VI) Promover la educación financiera en el seno de mi familia

Este es un punto de especial importancia. ¿De qué sirve llevar a cabo todo el esfuerzo anterior si al final nuestra pareja o nuestros hijos se vuelven un pozo sin fondo donde desaparece el dinero? Y vuelvo a decirlo: una cosa es unirnos como familia para afrontar un evento no contemplado, y otro muy distinto es tener que mantener y cubrir los compromisos de personas que debieran ser responsables e independientes financieramente. ¿Habría que dejarlos solos a su suerte? Eso no lo sé… Es un tema muy complejo donde se involucran principios, creencias y sentimientos muy profundos… Pero es un hecho que si nos ocupáramos con tiempo de promover la cultura y el desarrollo de habilidades financieras en quienes amamos, podríamos prevenir el tener que vivir ese tipo de situaciones. Como dice el refrán, es mejor prevenir que lamentar.

VII) Mantener mi derecho al acceso a instituciones de salud pública

Sin importar si actualmente se tiene un seguro de gastos médicos mayores, es importante mantener la vigencia en los servicios de salud del estado (IMSS, ISSSTE o Seguro Popular). Existen enfermedades que son muy caras y que acompañan al enfermo el resto de su vida, las cuales pueden fácilmente socavar cualquier ahorro o volver insuficiente un ingreso pasivo.

VIII) Mantener un estilo de vida saludable

Comer sano, hacer ejercicio, evitar los vicios y los excesos, ser prudentes al conducir… Mientras más sanos lleguemos a la tercera edad, mayor probabilidad tendremos de vivir un retiro con un buen nivel de salud, lo cual nos ayudará a mantener un alto nivel de calidad de vida y reducir los gastos en médicos y medicinas.

IX) Comenzar lo antes posible

Entre más tiempo tengas para realizar lo anterior, mejor: Se obtienen mucho mejores resultados con un menor esfuerzo…

  • ¿Sabías que una persona que empieza a ahorrar $1000 mensuales para el retiro a los 25 años a un 10% anual, para los 65 años tiene un capital de $6.43 millones? Si empieza a los 35 sólo alcanza $2.29 millones, $773 mil si empieza a los 45 y únicamente $205 mil comenzando a los 55.
  • ¿Por qué preocuparte por tu alimentación y el ejercicio hasta que ya eres diabético, hipertenso o has sufrido un infarto? Es mejor comer sano y hacer ejercicio para prevenirlos, ¿no crees?
  • ¿Cuándo crees que es más sencillo inculcar los buenos hábitos financieros a una persona? ¿Durante su niñez, durante la rebeldía de la adolescencia o cuando ya se es adulto? (Lo digo por tus hijos…)

X) Vivir en paz con Dios, con los hombres y contigo mismo

La frase anterior la tomé prestada de un libro clásico. Y es que para tener una buena calidad de vida, más allá del dinero, es importante tener paz, la cual sólo se consigue si mantienes buenas relaciones interpersonales tanto en tu núcleo familiar como quienes te rodean, si te aceptas en tus limitaciones mostrando una cara positiva y alegre a la vida, y siendo fiel a tus principios y creencias.

Esta estrategia de 10 puntos quizá parezca de primera instancia muy ambiciosa, pero en realidad es sencilla de seguir. Sólo requieres armarte de voluntad y disciplina para lograrlo.

Finalmente un último detalle:

Si bien disponemos de toda una vida para definir y llevar a cabo nuestra estrategia para el retiro, al final sólo tenemos una oportunidad para sentar las bases necesarias para disfrutar de una buena calidad de vida en la tercera edad.

Y tú, ¿tienes alguna estrategia para preservar una alta calidad de vida durante tu retiro?

¡Éxito!

Visiten el blog del autor: Practifinanzas

Créditos de foto: Practifinanzas.com

Año nuevo, finanzas nuevas.

Año nuevo finanzas nuevas

El comienzo de un nuevo año nos llena de ilusión, esperanza, retos  y  normalmente una buena lista de buenos propósitos, que son cosas que deseamos hacer o tener en nuestra vida.

Un propósito es solamente un deseo, que debemos convertir en una meta para que realmente lo realicemos. ¿Te ha pasado alguna vez que tuviste algún propósito y nunca lo llevaste a cabo? Tal vez porque solamente se quedó en un sueño o ilusión de hacer algo, sin llevarlo al siguiente paso que es convertirlo en una meta.

El dinero es el medio necesario para lograr muchos de nuestros objetivos en la vida, de ahí la importancia de manejarlo adecuadamente, por lo que conocer y adoptar buenos hábitos financieros, te ayudará a mejor tus finanzas personales.

1.- Elaborar un presupuesto te ayuda a tener el control de tu dinero, identificar las áreas en donde puedes recortar gastos, ya que con exactitud sabrás cuánto ganas y en que lo gastas.

Todas las personas que manejamos dinero debemos hacer un presupuesto, sin embargo son muchas las que no elaboran un presupuesto personal, porque desconocen los beneficios financieros de hacerlo, porque no saben cómo o simplemente porque les falta el hábito.

2.- Ahorra en forma disciplinada y constante, siempre que recibas dinero lo primero que debes separar es el porcentaje destinado al ahorro (no esperar a ahorrar lo que te sobre) visualiza tus metas a corto, mediano y largo plazo define cuánto dinero necesitas para lograr cada una de ellas, priorízalas y comienza un ahorro para cada una en cuánto te sea posible.

No cometas el error de ahorrar en un solo instrumento financiero para diferentes fines, ni dejar el dinero de tu ahorro en la misma cuenta de tu nómina o cuenta eje. Debes tener una cuenta especial para tu ahorro, porque si el dinero está todo en un mismo lugar, corres el riesgo de usarlo para comprar otras cosas diferentes a lo planeado.

3.- Crea un fondo para contingencias que te permita hacer frente a gastos imprevistos, emergencias médicas, desempleo, o cualquier otra situación importante que pudiera desequilibrar tus finanzas.

El fondo de contingencia debe estar en una cuenta exclusiva y con disponibilidad inmediata, toda vez que una enfermedad o gasto imprevisto pueden surgir en cualquier momento; en ésta cuenta sólo tendrás el dinero para esos fines y no lo gastaras en otras cosas, porque así cuando lo requieras ahí estará disponible para tu tranquilidad.

Lo ideal es que tu fondo de contingencias sea el equivalente a dos meses de tu sueldo como mínimo, así que puedes comenzar a crearlo desde hoy, haciendo una proyección sabrás cuánto tiempo requieres para crearlo.

Lo importante es que seas constante y disciplinado para crearlo, la paciencia juega un papel fundamental en las finanzas personales, crear un ahorro lleva su tiempo, pero la recompensa financiera, la tranquilidad y satisfacción personal son muy grandes y bien vale la pena.

4.- Una buena inversión son los seguros, de vida, de gastos médicos mayores, de auto, de hogar, ya que son instrumentos que blindan tu patrimonio, te dan tranquilidad y evitan que las personas sufran una pérdida económica catastrófica.

Todos los días nos enfrentamos a diferentes riesgos que por su magnitud pueden ser leves o graves, los primeros normalmente los podemos cubrir con nuestros propios recursos, que es el fondo de contingencia del que hablamos en el punto anterior. Sin embargo existen riesgos que son graves y que de ocurrir ponen en riesgo nuestro patrimonio y en ocasiones incluso todo el patrimonio puede ser insuficiente.

No contratar seguros pensando que son un gasto que podemos ahorrar, es una muy mala decisión, porque en el momento de necesitarlos y no tenerlos, además del impacto económico, el dolor y el sufrimiento es muy grande.

5.- Utiliza tu tarjeta de crédito con responsabilidad, ya que no es una extensión de tu ingreso y paga cada mes el total del adeudo, de lo contrario pueden convertirse en deudas que se salen fuera de tu control.

Los créditos son un medio a través del cual podemos conseguir dinero para satisfacer nuestras necesidades, lo cual suena muy bien, siempre y cuando se utilice con responsabilidad y conocimiento de las características del tipo de crédito.

El problema es cuando nos acostumbramos a pagar todo con tarjeta de crédito -lo cual no es malo- si al final del mes tenemos el dinero para pagar el total del saldo de la tarjeta, porque de lo contrario habremos adquirido artículos o servicios por los que pagaremos intereses, siendo que podíamos haberlos pagado de contado.

Si hacemos una planeación y ahorramos antes de comprar, hay cosas que podemos adquirir pagándolas de contado, ropa, juguetes, comida, diversión, muebles, etc., piénsalo detenidamente visualiza y planea que cosas o servicios puedes comprar así.

Organizar tus finanzas y no comprar cosas innecesarias, te ayudará a tener mayor capacidad de ahorro, para qué con tu propio dinero compres las cosas que no son tan caras sin necesidad de ocupar el crédito para todo. Los créditos son excelentes servicios financieros que hay que utilizar con responsabilidad de acuerdo a nuestra capacidad de pago.

Las tarjetas de crédito otorgan beneficios que debes conocer y utilizar a tu favor.

6.- Nunca gastes más de lo que ganas, toma en cuenta que los deseos son ilimitados, pero el ingreso es limitado, por lo que antes de comprar algo pregúntate ¿realmente lo necesito o solamente lo quiero?

Siempre existe el deseo latente de querer tener más cosas, una casa más grande, un coche nuevo, cambiar el guardarropa, más juguetes para los hijos, un celular nuevo, lo último en tecnología, etc., sin embargo excederse en compras de bienes o servicios que no están dentro de nuestro presupuesto, solamente porque me gustó y lo quiero, nos puede llevar a gastar más de lo que ganamos y un desequilibro financiero.

No se trata de gastar y comprar sólo por impulso todo lo que se me atraviesa en el camino y me gusta. Aprendamos a ser compradores inteligentes, en donde nuestras compras sean razonadas y prudentes, evitando los impulsos.

Precisamente hacer un presupuesto, te dará los parámetros del dinero que tienes disponible para gastar. No nos engañemos comprando cosas que no podemos pagar y que lo único que conseguimos al exceder nuestros gastos son las consecuencias negativas que nos traerán serios problemas financieros.

7.- Invierte tu dinero para obtener ingresos pasivos y hacer crecer tu patrimonio (son los ingresos que obtienes por rentas de inmuebles, dividendos de un negocio o de acciones, la ganancia por la venta de un bien, etc.)

Todas las personas podemos adquirir nuevas habilidades financieras para hacer crecer nuestro dinero, lo primero es ordenar las finanzas y convertirnos en buenos administradores de nuestro dinero. Evitando despilfarros y malos hábitos financieros.

8.- Adquiere mayores habilidades financieras, leyendo libros relacionados con el tema, también en internet encontrarás literatura sobre el particular, asiste a seminarios y conferencias de finanzas personales, busca e interésate por adquirir mayor conocimiento y saber tomar mejores decisiones sobre el manejo de tu dinero.

Conviértete en comprador inteligente, recuerda comparar precio y calidad antes de comprar, así tendrás la oportunidad de encontrar el mismo producto de igual calidad en un mejor precio.

Comprar sin prisa ayuda a tomar mejores decisiones, porque si haces compras de última hora corres el riesgo de comprar cualquier cosa y al precio que sea, porque no tienes la oportunidad de comparar.

Evita comprar cosas que no necesitas solo porque están de oferta, además revisa la calidad, porque como dice el dicho “lo barato sale caro”.

9.- Planifica los gastos futuros que ya conoces y que representan un gasto adicional en ciertos meses del año (inicio de clases, Navidad, fin de año, vacaciones, cumpleaños de familiares y amigos, etc.) unas vez ubicados ahorra para ellos, para que llegado el momento no tengas que recurrir al crédito de familiares, amigos o instituciones financieras.

10.-  Planea tu futuro, mientras más pronto comiences mejor, un grave error es no tener una estrategia personal para el retiro, pensando que se es muy joven y falta mucho tiempo para ese momento.

Independientemente de que se tenga una afore, es conveniente iniciar un PPR (plan personal de retiro), que te servirá para complementar el ahorro con el que vivirás durante 20 años o más.

11.- Platica con tus hijos sobre la importancia del buen manejo del dinero y ayúdalos a que desde pequeños adquieran hábitos financieros sanos.

Cambiar paradigmas y hábitos es fácil cuando se quiere de corazón y para querer debemos tener un motivo importante para hacerlo y en cuestión de tus finanzas personales el motivo principal es el amor a ti mismo y tú familia.

Conseguir  libertad financiera lleva su tiempo, así que no esperes más y comienza el compromiso contigo mismo para una vida financieramente sana, tus finanzas personales son tu responsabilidad.

Te invito a planear y reestructurar tus finanzas poniendo en práctica los hábitos que aún no tienes y que puedes adquirir con determinación y constancia, te aseguro que la recompensa será una vida plena con libertad financiera.

Por favor déjame un comentario para saber si te parece de utilidad éste artículo y apóyanos en la difusión de la cultura financiera, compartiendo ésta información con familiares y amigos.

Isabel González Castro.

Por qué contratar un seguro de gastos médicos mayores.

Pierna yeso

Todos los días estamos expuestos a sufrir una enfermedad o accidente, por fortuna la mayoría de las veces son leves y seguramente con visitar a nuestro doctor y tomar algunos medicamentos recuperamos nuestra salud, pero ¿qué pasaría si fuera un caso grave?, o peor aún alguna de esas  enfermedades en las que para tener un diagnóstico definitivo se requiere de una serie de estudios previos y muy costosos, o enfermedades crónicas ¿te has puesto a pensar cómo puedes hacer frente  a un accidente o enfermedad grave?

Algunas personas piensan que contratar un seguro de gastos médicos es un gasto, porque creen no necesitarlo (porque en ese momento tienen salud)  prefieren correr el riesgo y por supuesto apostar que nunca tendrán problemas de salud. Evidentemente puede ser así durante toda su vida, sin embargo, existe la posibilidad de un accidente grave, sufrir  enfermedades congénitas o  crónico degenerativas, en donde los costos de los tratamientos y atención médica pueden llegar a ser tan altos, que no tengamos el dinero suficiente para afrontarlos, poniendo en riesgo nuestra salud y tranquilidad. El dolor y sufrimiento de no tener los recursos económicos para una atención de calidad, es un riesgo que no vale la pena correr.

Quiero compartir contigo el caso de Rocío que acaba de ser mamá hace apenas un mes y la semana pasada recibió la noticia de que su pequeño bebé tiene un problema de hidrocefalia y hay que operar de emergencia. ¿Te imaginas lo que sintió en ese momento? Por supuesto un dolor muy grande, tristeza, miedo, angustia, todos esos sentimientos que como padres nos pueden embargar ante el sufrimiento de nuestros seres queridos.

Sin embargo la tranquilidad de tener un seguro de gastos médicos mayores desde hace dos años y en el que se incluyó a su bebé desde su nacimiento,  le permitió decidir en qué Hospital se operaría Mateo y elegir el médico de su confianza.

Por bendición de Dios, la operación de Mateo fue exitosa, salió del hospital y se recupera satisfactoriamente al lado de Rocío, el tratamiento será prolongado y el costo alto, situación que no preocupa a Rocío gracias a que tiene un seguro de gastos médicos mayores que pagará todos los gastos derivados de la enfermedad.

Rocío está feliz de ver a su amado Mateo en casa, recuperándose y con la tranquilidad de que podrá seguir recibiendo una atención de calidad, el tiempo que sea necesario, sin poner en riesgo su patrimonio.

Si aún no cuentas con un seguro de gastos médicos mayores para ti y tu familia, no esperes más para contratarlo, una idea que te puede ser útil, es identificar ¿hasta cuánto dinero dispones para hacer frente a una eventualidad o emergencia médica, sin que desestabilice tus finanzas?, ¿$20,000.00, $30,000.00, $100,000.00,…?, cualquiera que sea la cantidad que tu tengas disponible, esa es la base a partir de la cual tendrías que transferir el riesgo a una aseguradora.

Por ejemplo si lo que tienes disponible es hasta $50,000.00 para hacer frente a un gasto de salud, entonces transfiere el riesgo a una aseguradora contratando un seguro de gastos médicos mayores, para que te ayude a cubrir los gastos derivados de problemas de salud a partir de esa cantidad y todo gasto de salud debajo de ese monto lo absorbes tú, porque no va a desequilibrar tu economía y mucho menos poner en riesgo tu patrimonio.

Con la reflexión anterior puedes tener la tranquilidad de contar con el apoyo de un seguro de gastos médicos mayores, precisamente como su nombre lo dice para “gastos mayores” ya que los menores, los absorbes tú. Mientras mayor sea tu participación económica en cada siniestro, menor será el costo de tu seguro.

El sentido de urgencia para contratar un seguro de gastos médicos mayores, es precisamente que no sabemos en qué momento podemos enfermar o sufrir un accidente. No lo pienses más, protégete y protege a tus seres queridos.

El dolor del arrepentimiento es un dolor que no merecemos sufrir. Lo más valioso que tenemos es la salud, por lo que te invito a reflexionar si hoy has tomado acciones que te permitan vivir tranquilo y protegido.

Espero que encuentres éste artículo útil para ti y para tus seres queridos, si crees que puede ser interesante para otras personas, por favor compártelo.

Es muy importante tu opinión, por favor déjame tus comentarios y si te interesa algún tema en especial, por favor mándame tus sugerencias.

Recibe un fuerte abrazo y mis deseos de abundancia!

Isabel González Castro.

 

Organizando tus seguros.

CARPETAS O.K.

Nuestro amigo Mauricio Priego de @Practifinanzas  -experto en finanzas personales- me sugirió escribir algunas recomendaciones que estoy segura te serán de utilidad para la organización y manejo de tus pólizas de seguros.

Es común que la mayoría de las personas al contratar un seguro, guarden la póliza en su oficina o en algún lugar de su casa para no volver a consultarla si tienen la fortuna de no necesitarla, pero si desafortunadamente ocurre un siniestro amparado por ese seguro y no tuvieron la precaución de avisar a la familia el lugar en el que está guardada, o peor aún la familia desconoce la existencia del seguro, la situación se puede tornar crítica.

En el momento de un accidente o enfermedad el miedo y la tensión invaden a la familia, lo que más quisiéramos todos, es saber exactamente qué debemos hacer, a quién debemos llamar, en dónde están las pólizas de seguros, tener a la mano copias de la documentación que probablemente nos solicitará la aseguradora para acreditar el parentesco con la persona afectada o la propiedad del bien siniestrado.

Algunas recomendaciones que te serán de utilidad:

  • Tener una carpeta o archivo especial en donde se concentren todas las pólizas de seguros que tengas (de vida, de gastos médicos mayores, para garantizar la educación Universitaria de tus hijos, de ahorro para tu retiro, de auto, para  vivienda, etc)
  • Tener un lugar determinado y accesible para colocar esa carpeta o archivo con tus seguros.
  • Que tu familia conozca los seguros que tienes y el lugar en donde se encuentran las pólizas.  Es importante que si tienes hijos, aún los más pequeños, los involucres en el tema de los seguros y les platiques por qué tienes cada uno de esos seguros y  en dónde están guardados.
  • Dicha carpeta debe tener una etiqueta que permita fácil y rápidamente su ubicación, en donde contenga la palabra SEGUROS
  • En un costado del archivo o carpeta coloca una lista de las pólizas que tienes, así como los números de pólizas, compañía aseguradora de cada una, nombre y teléfono del agente de seguros que maneja cada una de las pólizas, teléfonos para reportar siniestros. (No olvides actualizar los datos en cada renovación o nuevas pólizas)
  • Una hoja que describa de forma clara y sencilla los pasos a seguir en caso de siniestro. (Tu agente profesional de seguros te ayudará)
  • Al ocurrir un siniestro, tendrás que presentar a la aseguradora cierta documentación,  te recomiendo que guardes copia en cada una de las pólizas de seguros de la documentación requerida, por si tuvieras que hacer alguna reclamación.
  • Ten presente el pago oportuno de tus seguros. Si los tienes domiciliados a una tarjeta de crédito, avisa a la aseguradora cualquier cambio de tarjeta que te haga el banco.

Organizar y ordenar tus seguros, te tomará solo un poco de tiempo que bien vale la pena dedicarlo, para tranquilidad tuya y de tu familia.

Espero que encuentres éste artículo útil para ti y para tus seres queridos, si crees que puede ser interesante para otras personas, por favor compártelo.

Es muy importante tu opinión, por favor déjanos tus comentarios.

Si te interesa algún tema en especial, por favor mándame tus sugerencias.

Recibe un fuerte abrazo!        

Isabel González Castro.

 

 

 

Riesgos al manejar un automóvil

VolanteInfi

¿Sabes a que riesgos estás expuesto cuando conduces un automóvil?      

  • Que te roben el auto
  • Afectar a un tercero en sus bienes o persona
  • Requerir asistencia legal
  • Sufrir pérdidas sobre el auto
  • Afectar a los ocupantes del vehículo.
  • Requerir asistencia vial, entre otros.

¿Estás preparado económicamente para enfrentar los gastos derivados de alguna de las anteriores eventualidades?

Ésta es una reflexión que deberías seriamente considerar, porque el impacto económico en caso de sufrir algún siniestro con tu automóvil, puede llegar a poner en riesgo tu patrimonio,  integridad física e incluso la de los acompañantes en el vehículo; así como las afectaciones que pudiéramos causar a terceras personas.

Dentro de los daños materiales que puede sufrir el automóvil se encuentran: colisiones y vuelcos, daños durante su traslado (grúas o plataformas), incendio, rayo y explosión, por alborotos populares, por fenómenos naturales, desbielamiento por inundación, rotura o desprendimiento de cristales.

El conductor de un vehículo es responsable civilmente ante las terceras personas por daños en sus bienes, en su persona, daño moral y por supuesto ocasionar la muerte de un tercero.

El seguro de automóviles es una solución ante los riesgos descritos anteriormente, toda vez que se compone de diferentes coberturas que amparan precisamente contra cada uno de los riesgos a los que el conductor se expone.

El riesgo más grave se podría considerar, causar la muerte de un tercero y al respecto la Ley Federal del Trabajo en sus recientes reformas publicadas en el Diario Oficial de la Federación el pasado 30 de Noviembre del 2012,  modificó el artículo 502, estableciendo un incremento por indemnización por fallecimiento, modificándose de 730 a 5000 días de salario mínimo general vigente.

Asegurar tu automóvil es proteger tu patrimonio, tu integridad física, así como proteger a las víctimas, toda vez que el seguro de automóvil es el instrumento adecuado para que en caso de ser responsable de un siniestro, puedas cumplir tus obligaciones sin poner en riesgo su patrimonio e integridad física.

Si una persona es víctima de robo de su vehículo y estaba asegurado, la aseguradora le pagará a valor comercial su automóvil, (o de acuerdo a lo acordado en la carátula de la póliza), después de descontados deducible y coaseguro, con lo que se evita que la persona pierda el 100% del valor del auto.

Si derivado de un siniestro necesitas protección legal y no tienes seguro de tu automóvil, tendrás que correr con todos los gastos para tu defensa, pagos de fianzas, etc. La tranquilidad que te brinda el tener contratado un seguro para tu automóvil es que la aseguradora te designa un abogado y hay una suma asegurada para pagos de gastos, costas y fianza o caución.

Los seguros siempre tienen exclusiones, por lo que es necesario que te familiarices con las condiciones generales del seguro, para que estés clar@ de los alcances de las coberturas.

En el artículo de la periodista Claudia Castro Reyna http://razon.com.mx/spip.php?article175445 publicado en el Diario “La Razón” señala como las personas se endeudan para enfrentar lesiones por choques de auto, comenta que solamente 3 de cada 10 vehículos en México están asegurados.

Tener un seguro de auto no es un lujo es una “responsabilidad social” no esperes más y asegúrate por ti y por los demás.

Si te gustó éste artículo y lo encuentras de interés, por favor compártelo con más personas y si me dejas tus comentarios o experiencias te lo agradezco porque nos retroalimentamos.

Te deseo una vida feliz y segura! Recuerda manejar con precaución!

Isabel González Castro.

 

 

Fideicomiso una buena idea en tu seguro de vida.

Si ya tienes un seguro de vida o estás pensando en contratar uno, la idea de que el pago de la suma asegurada sea a través de un fideicomiso te puede ser de mucha utilidad, sobre todo si tienes hij@s menores de edad o en estado de incapacidad jurídica a los que quieres proteger con un seguro de vida si tu llegas a faltarles, ya que no es lo más conveniente nombrarlos como beneficiarios de tu seguro de vida, toda vez que no se les puede entregar directamente la suma asegurada (precisamente por ser menores de edad o por la incapacidad jurídica en su caso), sino en la forma que previene la legislación civil, a través de la designación de tutores, albacea, representantes de herederos u otros cargos similares y en ocasiones, éstas situaciones legales llevan su tiempo y dinero.

Puedes contratar un fideicomiso con la aseguradora, el cuál no tiene costo de contratación, es un contrato que tiene como objetivo cumplir cabalmente los deseos de una persona sobre el tiempo y forma de entregar la suma asegurada a sus beneficiarios. Los fideicomisos están regulados en la Ley de Instituciones de Crédito y la forma de administración es en instrumentos sin riesgo.

Entre otros mucho beneficios que describo más adelante, contar con un fideicomiso protege a tus seres queridos contra abusos de familiares y terceras personas que en ocasiones cuándo saben que han recibido dinero y tienen una fuerte cantidad disponible, les piden prestado, los invitan a participar en “negocios millonarios” o simplemente una mala administración de ese dinero o dilapidación del mismo, pudieran poner en riesgo la estabilidad económica de tus seres queridos.

Si la idea es protegerlos, contratar un fideicomiso te ayudará a lograrlo.

Las partes que participan son:                      

Fiduciario.- Es la aseguradora, quién administrará las sumas aseguradas, cumpliendo con las instrucciones establecidas por el Fideicomitente (asegurado)

Fideicomitente.-Es el asegurado y él establece las condiciones del Fideicomiso.

Fideicomisario.- Quién o quiénes reciben el beneficio del fideicomiso (son designados por el asegurado) Para el caso de que el fideicomisario sea menor de edad o se encuentre en estado de incapacidad jurídica, recibirá temporalmente las cantidades designadas (hasta el momento que el fideicomisario llegue a la mayoría de edad por ejemplo)

Ventajas de contratar un fideicomiso en un seguro de vida:             

  • Confidencialidad, seguridad y transparencia en la custodia del patrimonio.
  • No tiene costo de contratación.
  • Oportunidad para el asegurado de designar a sus beneficiarios, las cantidades que le serán entregadas en modo y tiempo, si son menores de edad o se encuentran en estado de incapacidad jurídica, se nombra un Fideicomisario contingente que recibirá las rentas temporalmente y hasta que los menores cumplan la mayoría de edad.
  • Protege y elimina abusos de terceras personas sobre el patrimonio de los beneficiarios.
  • Se protege el patrimonio ante posibles embargos ya que estos recursos no forman parte de la masa hereditaria del asegurado.
  • No depende de un testamento para llevarse a cabo.
  • El asegurado puede adecuar las instrucciones al fideicomiso las veces que requiera.
  • Evita tardados trámites sucesorios, gastos notariales y legales.
  • Garantiza la estabilidad económica de la familia.
  • Las formas de pago que ofrece un fideicomiso pueden ser rentas mensuales, montos fijos en fechas establecidas o pagos únicos, además se puede dejar la instrucción de pagar primas de pólizas de seguros que se contraten de cualquier ramo.
  • Protección y administración del capital de los fideicomisarios como “Buen Padre de familia” según se señala en el artículo 391 de la Ley de Títulos y Operaciones de Crédito.

Espero que encuentres éste artículo útil para ti y para tus seres queridos, si crees que puede ser interesante para otras personas, por favor compártelo.

Es muy importante tu opinión, por favor déjanos tus comentarios.

Si te interesa algún tema en especial, por favor mándame tus sugerencias.

Recibe un fuerte abrazo!

Isabel González Castro.

 

 

Organizando mis asuntos personales

Hay momentos muy difíciles como la muerte de un ser querido,  en los que nuestras emociones no nos permiten pensar adecuadamente, en esos momentos hay una tremenda incertidumbre, por supuesto miedo y un gran dolor, y si a eso aunamos el tema de algunas cuestiones del patrimonio que la familia desconoce, se vuelve una etapa sumamente difícil; si en ese momento nadie de la familia sabe que hacer o dónde están los papeles de los servicios funerarios, ni siquiera si estaban pagados o no;  si existían seguros de vida, si hay un testamento, si hay cuentas bancarias y firmas registradas para poder disponer de esos recursos; pensémoslo bien y no dejemos problemas a nuestros seres queridos, con un poco de organización en nuestros asuntos personales y documentos importantes, se pueden evitar.

Es altamente conveniente organizar nuestra información importante, papeles, documentos de relevancia, nombres de personas, etc. reunir ésta información, será de gran utilidad para tu familia en caso de que por accidente o por enfermedad quedaras incapacitado o llegaras a faltar.

Es aconsejable reflexionar en la importancia de éste tema y tomar las medidas necesarias para tener orden en nuestros deseos cuando lleguemos a faltar, porque la familia, amigos, personas, seguirán recordándonos  y te aseguro que con un reconocimiento y gratitud muy especial si se dan cuenta que en todo momento se pensó en protegerlos.

Si hoy faltaras, tu familia y seres queridos ¿saben a quién llamar, quienes son tus asesores, que cuentas bancarias tienen, tienen firma para disponer de ese dinero, saben en dónde se guardan los documentos importantes, conocen si tienes seguros de vida?

Es importante elegir una persona de toda nuestra confianza para que el día que lleguemos a faltar, ya sea por un accidente repentino que no nos permita ordenar o disponer ciertas cosas, o por enfermedad, se haga cargo de ayudarnos a que nuestras últimas disposiciones se cumplan en beneficio de nuestros seres queridos.

Sugiero que tengas una libreta especial en donde anotes las siguientes indicaciones:

1.-  Familiares que deben ser notificados cuando tú faltes (nombre, dirección, teléfono, parentesco)

2.- Amigos que deben ser notificados (nombre, dirección y teléfono)

3.-  Asesores que deben ser notificados (nombre, dirección, teléfonos) abogado, albacea, tutor de los hijos, asesor de seguros, asesor financiero, contador, médico familiar, entre otros.

4.-  Ubicación de documentos importantes, entre otras pueden ser actas de nacimiento, de matrimonio, pasaporte, escrituras de casa, o de otros bienes inmuebles, facturas de automóviles, actas constitutivas del negocio, estados de cuenta de tarjetas de crédito, información sobre personas deudoras, acciones y otros títulos de valor, joyas y artículos valiosos,  diciendo exactamente en donde se encuentran cada uno, ya sea en casa, oficina o  caja de seguridad.

5.- Tener en una misma carpeta todas las pólizas de seguros de vida, de accidentes personales, de gastos médicos mayores, de auto, de casa u otros, con los datos del agente de seguros que los puede ayudar con el trámite respectivo.

6.- Relacionar los activos personales, cuentas bancarias, contratos de casa de bolsa, bienes raíces, etc.

7.- Relacionar los pasivos personales, anotando nombre del acreedor o acreedores, concepto, monto, plazo y la ubicación de los papeles respectivos.

8.- Negocios en los que tienes participación, tipo de negocio, porcentaje de participación,  nombre de los socios, dirección y teléfono. Así como acciones, bonos y otros títulos de valor.

Dejar cartas para el cónyuge, hijos, familiares o personas importantes para ti, con mensajes de amor o instrucciones generales puede evitar momentos desagradables o pérdida de tiempo, por lo que es conveniente escribir éstas notas de cuando en cuando, expresando sentimientos y deseos.

Espero que encuentres éste artículo útil para ti y para tus seres queridos, si crees que puede ser interesante para otras personas, por favor compártelo.

Es muy importante tu opinión, por favor déjanos tus comentarios.

Te deseo una vida plena!!! 

Isabel González Castro.

 

L@s niñ@s y las finanzas.

Al platicar con diversas personas sobre el tema del ahorro, un gran porcentaje ha coincidido en su comentario de que no tienen el hábito, porque sus padres nunca les hablaron de la importancia de ahorrar; crecieron sin educación financiera y por lo mismo nunca se han detenido a pensar cómo llevar sus finanzas, por qué la importancia de hacer un presupuesto, analizar cuánto pagan mensualmente de intereses en los créditos que tienen, comparar precio y calidad antes de comprar, y ser un comprador inteligente, son prácticas que no llevan a cabo, porque simplemente desconocen.

Ponte a pensar ¿cuántos años llevas trabajando y cuánto dinero tienes ahorrado? … desafortunadamente la respuesta más común es “NADA”, no se cuenta con ahorros. Hemos vivido con el paradigma de que merezco “tener” todo lo que se me antoja; sin embargo hay que saber utilizar la inteligencia financiera para un adecuado uso de “nuestros recursos”, ya que las compras por impulso son la perdición, porque compramos como si nuestros recursos fueran ilimitados, me recompenso sin meditar si lo puedo pagar (poder pagar no quiere decir “pagar con la tarjeta”), se gasta más de lo que se gana y no hay dinero para ahorrar. Ese es el círculo en el que muchas personas se encuentran atrapadas.

¿Te gustaría que tus hij@s tuvieran los conocimientos financieros que tú no tuviste? Es importante hablar con nuestros pequeños de finanzas, no necesitas ser un experto en finanzas, simplemente el sentido común te ayudará a guiarlos y aquí te iré dando en forma regular algunos tips que estoy segura te servirán.

Desde los pequeños de 3 años, hasta los jóvenes de 18 deben estar familiarizados con las finanzas personales y la vida económica familiar. Darles bases y ayudarlos a entender como funciona la economía y las finanzas les ayudará en un futuro a manejar de una mejor forma su dinero, a reconocer sus necesidades y prioridades, a saber comprar, a utilizar adecuadamente los créditos, a crear ahorros a corto, mediano y largo plazo, ubicando los mejores instrumentos financieros para cada necesidad.

Comenzaremos por nuestros más pequeñitos (3 a 5 años) enseñarles la denominación de los diferentes billetes y monedas, de tal forma que puedan identificarlos.

Platicarles que esos billetes y monedas son el dinero que sirve para comprar las cosas que tienen en casa y lo que necesitan, que cada cosa (bienes) (ocuparemos otro espacio para los servicios) tienen precios diferentes, la ropa, comida, juguetes, muebles, gasolina, escuela, cine, dulces,  etc…

Enseñarles que las cosas no son gratis y que debemos cuidarlas y valorarlas, que todo cuesta y que debemos hacer buen uso de ellas. ¡Gran oportunidad en ésta práctica! Hay que enseñar a los pequeños que las situaciones y momentos más valiosos y que les dan felicidad y los hacen sentir muy bien son GRATIS!!!  Como jugar con un amigo, ir al parque en familia, pedir a los abuelitos que les lean un cuento, un abrazo, la familia, una sonrisa, la amistad, compartir, etc…

Como ejercicios de reforzamiento, anima a tus hijos que propongan medidas para cuidar sus cosas, por ejemplo, su ropa, juguetes, útiles escolares…finalmente no pierdas oportunidad para reforzar en tus hijos éstos conceptos todos los días y que ellos los asimilen y los hagan parte de ellos y de su vida diaria.

Que sepan que cada miembro de la familia tiene su rol y por consiguiente una responsabilidad, papá y mamá trabajan para comprar las cosas que necesitamos, los pequeños estudian y aprenden en la escuela y esa es su responsabilidad. Estudiar les permitirá trabajar cuando sean grandes en lo que les gusta y ganar dinero para comprar las cosas que necesiten.

La práctica y la constancia en la reiteración de las situaciones o ejemplos, así como la congruencia los ayudarán a comenzar una vida productiva financieramente sana. La forma en cómo nuestros hij@s se relacionen con el dinero es un estilo de vida.

Si te gustó éste artículo y crees que puede ser interesante para otras personas, por favor compártelo.

Es muy importante tu opinión, por favor déjanos un comentario.

Te deseo mucho éxito en la educación de tus hij@s para que en su futuro sean mujeres y hombres felices!

Isabel González Castro.

Los seguros pagan cuando se contratan adecuadamente

Muchos son los mitos e historias de personas que escuchamos que su seguro no le pagó; me preocupa cómo esos comentarios  perjudican grandemente a otras personas, porque simplemente se quedan con esa idea y por miedo no contratan sus propios seguros, porque “que tal y si tampoco les pagan”,  lo asumen como verdad absoluta y no  se dan a la tarea de investigar  por su cuenta y tomar sus propias decisiones, por supuesto que es bueno escuchar las experiencias de otras personas, pero a final de cuentas debemos ser responsables con nosotros mismos y tomar nuestras propias decisiones fundamentadas y razonadas, porque pasa que cuándo peguntas por qué no pagó una aseguradora algún siniestro, te vas a sorprender lo que te voy a decir, pero la mayoría de los casos es porque la póliza no estaba pagada; sí, así como lo oyes “la póliza no estaba pagada” y en otras ocasiones es porque simplemente las personas no conocen los alcances de lo que contrataron y piensan que tienen cubierto más de lo que realmente contrataron, sus expectativas son diferentes a lo que contrataron.

No te preocupes, las cosas son muy sencillas, cuando contratas un seguro te dan una póliza (contrato) en donde vienen los alcances de tu protección, derechos y obligaciones tanto del asegurado como de la aseguradora.  Que si bien es cierto el lenguaje utilizado no es familiar al común de las personas, también lo es que debes recurrir a profesional en la materia, un agente de seguros, para que te asesore; aprovecha la asesoría de un profesional para que escuche tus necesidades de protección y te de un diseño de soluciones.

En el tema de los seguros existe por supuesto Legislación e Instituciones que regulan el funcionamiento de las Aseguradoras, los seguros y los agentes de seguros.

 Marco Legal del seguro  en México:                                                                                   

Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros.- Fue creada para resolver discrepancias entre el asegurado asesor y aseguradora. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público es el órgano competente para interpretar, aplicar y resolver para efectos administrativos, lo relacionado con ésta Ley.

Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros. Regula las actividades de los agentes de seguros.

Ley Sobre el Contrato de Seguro.- Regula las disposiciones que el contrato de seguro debe cumplir.

Reglamento de Agentes de Seguros y Fianzas. Dicta los lineamientos a los que deben sujetarse los agentes de seguros y fianzas.

Sería muy extenso tratar de comentar los artículos y disposiciones legales contenidas en las anteriores leyes, sin embargo considero conveniente en éste momento citar  el artículo 20 de la Ley Sobre el Contrato de Seguro que señala: La aseguradora estará obligada a entregar al contratante del seguro una póliza en la que consten  los derechos y obligaciones de las partes, que contenga:

  1. Nombre de los contratantes y firma de la empresa aseguradora.
  2. Designación de la cosa o de la persona asegurada.
  3. Naturaleza de los riesgos garantizados.
  4. Vigencia de la protección contra el riesgo estipulado.
  5. Suma asegurada contratada.
  6. La prima de seguro.
  7. Cláusulas y endosos convenidos.

Pide a un agente profesional de seguros que te visite para que te de una asesoría sobre tu situación actual en materia de previsión y protección; es de vital importancia para ti tomarte el tiempo para escuchar la asesoría de un profesional en la materia,  te aconsejo que si ya tienes seguros oigas una segunda opinión sobre lo que ya tienes, para confirmar que están adecuadamente protegido o saber si te encuentras bajo o sobre asegurado y tomar las medidas conducentes.

Espero ésta información haya sido de utilidad para ti, por favor compártela con otras personas.

Si estás buscando una asesoría profesional en materia de seguros, me dará mucho gusto atenderte. Por favor déjame tus datos.

Isabel González Castro.

Directora de INFIPRE.