Mas vale prevenir que lamentar.

Seguramente has escuchado éste dicho que refleja en pocas palabras una verdad  “si previenes evitas sufrimiento”.

Todos los días nos enfrentamos a diferentes riesgos y reconocer que están ahí es el primer paso para poder identificarlos; riesgos por el trabajo que desempeñamos, o por los deportes que practicamos, o simplemente por la actividad de la vida diaria, tan sencillo como pensar qué pasa desde que despierto y salgo de casa hacia la escuela o el trabajo, el ir por la calle, manejar un auto, tomar el transporte colectivo, etc…, hagas lo que hagas, identifica los riesgos a los que te expones cada día, piensa cuáles son las situaciones que vives y que no puedes evitar, ubica los riesgos leves a los que te enfrentas y que no serían para ti ni para tu familia un problema mayor si sucedieran, ya que son pasajeros y no te causan un problema financiero, por ejemplo que se ponchara la llanta del auto, enfermar de gripe, etc; ahora ubica los riesgos graves a los que te expones todos los días y que te pueden ocasionar invalidez o incluso la muerte y que si bien es cierto no podemos evitar, sí podemos tomar medidas para prevenirlos, porque desafortunadamente las consecuencias pueden durar mucho tiempo o incluso toda la vida y  pueden cambiar tu estilo de vida y el de tu familia. Iniciar una enfermedad grave como cáncer, leucemia, VIH, infarto, o sufrir un accidente severo.

Al llegar a éste punto seguramente has reconocido e identificado los riesgos a los que te expones todos los días, y como ya vimos los riesgos leves los atiendes y los resuelves sin problema con tus propios recursos, pero los riesgos graves como los afrontas? ¿Tienes el dinero suficiente para pagar un accidente, una enfermedad o en caso de fallecer para que tu familia siga viviendo con el mismo nivel que les has dado hasta ahora? .Estarás de acuerdo que es muy importante para tu bienestar y el de tu familia, contratar un instrumento financiero adecuado a tus necesidades que te brinde seguridad y tranquilidad en caso de que ocurra algún riesgo grave.

No evadas la realidad y responsabilidad contigo mismo y con tus seres queridos; si todavía no tienes un seguro de vida, sí hay  un  sentido de “urgencia” para contratarlo hoy mismo; no mañana, ni el próximo mes, ni cuando te sobre dinero, ni cuando te acuerde, ni regresando de vacaciones, ni después de comprar el departamento, ni cuándo termines de pagar el auto; los eventos desafortunados pueden ocurrir en cualquier momento, no dejes que sea demasiado tarde.

Existen diferentes tipos de seguro de vida y se pueden adaptar a tus necesidades:

Seguros temporales.- Estos seguros brindan protección por fallecimiento y puedes contratar coberturas adicionales para caso de invalidez, muerte accidental, y otras; el plazo varía de acuerdo a tus necesidades, puede ser por tiempo determinado o por toda la vida. El propio asegurado recibe la suma asegurada en caso de invalidez y en caso de fallecimiento del asegurado los beneficiarios reciben la suma asegurada. Se puede contratar póliza individual o conyugal.

Seguros dotales.- Además de ser un seguro que te brinda protección por fallecimiento y las coberturas adicionales que quieras contratar como invalidez, muerte accidental, y otras, te la oportunidad de ahorro,  los pagos que haces por éste seguro al final del plazo te son reintegrados al 100% además del rendimiento que generó tu dinero. Imagínate estás protegiéndote, protegiendo a tus seres queridos y además creando un ahorro!!!

Las coberturas adicionales y las diferentes modalidades en cuánto al plazo, tipo de moneda (moneda nacional o dólares) , suma asegurada, etc. Es lo que hace de tu seguro un traje a tu medida.

Existen diferentes etapas en la vida, ubica en la que te encuentras para poder definir con la ayuda de un asesor profesional de seguros, la mejor opción para ti y tu familia, ya sea que estés solter@, casad@ (tu y tu pareja viven solos y comparten presupuesto familia), familia con hijos pequeños, familia con hijos adolescentes, familia con hijos independientes u otras condiciones de divorcio con o sin hijos o viudez.

El seguro de vida no es un gasto es una inversión, adquiere el tuyo.

Espero que encuentres ésta nota importante para ti, déjame tus comentarios o experiencias sobre el tema para retroalimentarnos. Si requieres que te asesore sobre el seguro de vida ideal para ti y tu familia déjame tus datos y con mucho gusto te ayudo. Por favor dale RT para que otras personas puedan leer éste contenido.

Te deseo que seas muy feliz, cuídate y cuida a los tuyos!!!

Isabel González Castro.

 

 

Bookmark the permalink.

Leave a Reply